CUEVA DEL TESORO

La Cueva del Tesoro se halla sobre uno de los Cantales, o pequeños acantilados, que en forma de promontorios calizos de la época jurásica se asoman al mar por esta parte de la costa mediterránea. El mar es el principal agente erosivo que ha contribuido a la formación del actual relieve de los Cantales. A través de milenios se han ido originando las cuevas y acantilados que hoy son lo característico de este paisaje.

Rincón de la Victoria cuenta con una de las tres únicas cuevas de origen marino que se conocen en el mundo. Es la única de estas características en el Continente Europeo; las otras dos se descubrieron en Asia y América Central.

El mar formó galerías típicas de cuevas submarinas, con columnas y gargantas que son la base de la Cueva del Tesoro. Más tarde, una vez emergida la zona sobre el nivel del mar, filtraciones de agua dulce fueron constituyendo formaciones de estalactitas y estalagmitas, propias de cuevas de origen terrestre y de la erosión por agua dulce.

La cueva es sobre todo conocida por la leyenda que la rodea, sobre la existencia de un tesoro escondido en una de sus grutas durante la época árabe. Esta tradición se refleja en los escritos del siglo XVII de Fray Antonio Agustín de Milla y Suazo. El tesoro fue escondido por el emperador de los almorávides Tasufín ibn Alí en el siglo XII.

Avenida de Picasso 21, 29730 Rincón de la Victoria ( Málaga ) – España